Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Civil

Herencias

De forma preventiva, es importante informarse sobre las opciones de disponer. Además, en Cataluña tenemos una normativa específica que tiene diferencias sustanciales con el régimen general.

En Riu & Simans asesoramos a nuestros clientes sobre las distintas opciones existentes para distribuir la futura herencia del cliente: si bien es muy conocida la figura del testamento, lo que se desconoce es que éste puede contener distintos aspectos de forma detallada en base a la voluntad de la persona.
Contacta con nosotros
Un buen redactado del testamento puede evitar que, en el futuro, familias se vean abocadas a procedimientos judiciales o posibles nulidades del testamento. En definitiva, la idea de un buen testamento es que el deseo del testador se pueda cumplir como deseaba, lo que no pasará si el testamento es incorrecto o está mal redactado. En este sentido, cuando la interpretación del testamento lleva a dudas, o no hay acuerdo entre los herederos sobre el reparto y las adjudicaciones, se plantea el proceso judicial de división de bienes de la herencia.

Entre las distintas opciones para testar, existen los denominados pactos sucesorios. En resumen, a través de los pactos sucesorios, dos o más personas, pueden acordar distintas disposiciones; la gran diferencia entre el testamento y el pacto sucesorio es que los testamentos son revocables (y el mismo día de hacer uno se puede hacer otro) y el pacto sucesorio no (sí es revocable, pero, en resumidas cuentas, los integrantes del pacto deben estar de acuerdo para revocarlo). Por ello, para determinadas situaciones, es interesante asesorarse sobre la opción de testar a través de pactos sucesorios.
Cuando no existe testamento, ante la defunción de una persona, se abre la sucesión ab intestato: en estos casos, la Ley designa a unos herederos forzosos que, en Catalunya, son los hijos, mientras que el viudo o pareja conviviente recibe el usufructo de la herencia. Cuando no hay testamento y no se tiene hijos, el heredero será el viudo o pareja conviviente, y cuando no solo no se tiene hijos, sino tampoco pareja, los herederos serán los progenitores del fallecido.

Si estás pensando en regular tu patrimonio de cara a futuro puedes ponerte en contacto con nosotros a fin de examinar la mejor opción para ello. Por otro lado, si un familiar ha fallecido y no sabes por dónde empezar, en Riu & Simans te acompañamos ayudándote en estas difíciles gestiones.
¿Necesitas ayuda? Contacta con nosotros

¿Necesitas ayuda?
Contacta con nosotros