Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Civil

Acoso laboral - mobbing

El acoso laboral o mobbing es un problema muy presente en el ámbito laboral, y que puede entenderse como la situación que padece un trabajador en su trabajo como consecuencia de un comportamiento para con éste sistemáticamente abusivo o violento a nivel psicológico que, además, pretende perjudicar la dignidad e integridad moral o profesional del trabajador.
Contacta con nosotros
Este abuso y acoso se puede realizar a través de diferentes conductas, acciones o incluso medidas organizativas de la empresa que sean graves, apreciables desde un punto de vista objetivo, y que busquen el perjuicio del trabajador. Por ejemplo, mediante la utilización de insultos, expresiones humillantes, ofensivas, o hirientes; o bien mediante la crítica destructiva de su desempeño laboral, su trabajo, características físicas o condiciones personales; también mediante la comisión incluso de actos violentos, o bien de acciones como la de apartar o aislar al trabajador de la dinámica normal de trabajo, impidiendo o dificultando el desarrollo del mismo, o asignando tareas imposibles o para las que no se tiene cualificación, conocimientos o medios, encomendando actuaciones que puedan ser humillantes o inútiles objetivamente; o, en general, actuaciones que lesionen la dignidad del trabajador.

El acoso laboral puede cometerse tanto por un superior como por un compañero.
Es importante tener en cuenta que no toda situación de tensión, enemistad o mala relación implica una situación de acoso laboral, por lo que, en caso de padecer una situación que pudiere ser de acoso, es necesario disponer de medios de prueba (documentos, mensajes, testificales, escritos explicando la situación a la empresa, etcétera). Por todo ello, para que el tema pueda prosperar, ponerse en contacto con un abogado de su confianza es crucial.

La existencia de una situación de acoso puede implicar la solicitud de extinción del contrato por voluntad del trabajador con una indemnización equivalente a la del despido improcedente. También puede reclamarse una indemnización por daño moral y, obviamente, puede implicar un procedimiento sancionador por Inspección de Trabajo, o incluso un procedimiento penal. Por todo lo anterior, el asesoramiento previo con el abogado de acoso laboral o mobbing para valorar la vía más adecuada es fundamental.
¿Necesitas ayuda? Contacta con nosotros

¿Necesitas ayuda?
Contacta con nosotros